934 519 788 administracion@les9fonts.com
La Circulación I

La Circulación I

Esta semana hablaremos de las varices y pesadez en las piernas (mejorar la circulación).

Sientes las piernas hinchadas? Pesadez al andar? Los pies fríos? Sensación de hormigueo? Si la respuesta es sí, puede que sufras problemas de circulación. Cada año con la llegada del verano y el ascenso de las temperaturas las personas que padecen problemas circulatorios en las piernas observan que las venas se dilatan y sus síntomas se acentúan. También se produce una tendencia a acumular líquidos en las piernas (edema). Así pues, en verano es habitual percibir más las varices. Esta dilatación puede desaparecer una vez concluido el verano, pero otras veces es permanente.

Vamos a analizar las causas de una mala circulación sanguínea, cúal es la manera de mejorarla y consejos para tratarlo.

Una de las claves para mejorar la circulación es el mantenimiento de una correcta salud de la pared de los vasos vasculares (arterias, venas, capilares etc.) es esencial que la sangre fluya correctamente, ya que se encargan de transportar los nutrientes y todas las sustancias necesarias y requeridas a los distintos órganos, tejidos, músculos, etc.. Un buen flujo sanguíneo permitirá que el oxígeno llegue correctamente, que nuestras defensas actúen inmediatamente circulando por unos canales anchos, amplios y despejados. Esto es una buena circulación.

Qué pasa cuando por culpa de elementos como el colesterol (LDL), la deshidratación, etc.. las paredes de nuestras venas y arterias empiezan a estrecharse? Pues que aparece la mala circulación sanguínea y por ello, ni nuestras células reciben el aporte de oxígeno que necesitan, ni nuestras defensas llegan a tiempo al lugar de la infección. Por lo tanto una mala circulación puede llegar a provocar graves problemas de salud.

Una mala circulación puede traer consecuencias muy graves para el organismo, problemas cardiovasculares que pueden llegar a provocar infartos, diabetes, ictus, artritis, hipertensión, además de afectar a todos los órganos que intervienen en estos fallos como los riñones, páncreas, etc..

Podríamos decir que cada órgano se irá apagando y debilitando si no decidimos poner remedio.

Causas, ¿por qué tengo mala circulación sanguínea?

Las causas o factores de riesgo que provocan un flujo sanguíneo inadecuado son muy similares a los factores que desencadenan la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias)

Malos hábitos: tabaquismo, consumo de alcohol, una dieta basada en alimentos ricos en grasas saturadas y sedentarismo.

  • Nivel de colesterol alto y presión arterial alta.
  • Obesidad o sobrepeso elevado.
  • Estrés.
  • Factores hereditarios como son antecedentes familiares de arterosclerosis.
  • También la falta de actividad física es muy importante, con una caminata de 30 min. diarios, es una forma sencilla y agradable de poner en forma nuestra circulación sanguínea.

Síntomas: Es importante estar atentos a cualquier síntoma de mala circulación. Algunos de ellos pueden ser:

  • Inflamación de los miembros. Cuando la mala circulación ha llegado a los riñones, los primeros síntomas evidentes son las extremidades, sobre todo inflamación en manos y pies.
  • Color azul en la piel. Se llama cianosis y es una tonalidad azulada que adquiere la piel. La circulación sanguínea se encarga de oxigenar todas las partes del cuerpo, cuando el oxígeno en sangre disminuye, ésta no llega bien a las células de la piel, por lo que aparece ese tono azulado sobre todo en las puntas de los dedos, labios y pies.
  • Extremidades frías. La mala circulación nos envía avisos de que algo no va bien. Cuando la buena circulación es deficiente, ciertas partes del cuerpo, donde hay terminaciones nerviosas, cómo manos y pies, pueden llegar a perder el calor ante la dificultad de la sangre en llegar a las terminaciones.
  • Uñas y pelo quebradizo. Cuando empecemos a notar que el pelo y  uñas se han vuelto más quebradizo, es una señal de que los nutrientes no están llegando correctamente, lo que provoca roturas y debilitamiento.
  • Heridas. Pueden aparecer extrañas heridas en forma de rozadura tanto en piernas, tobillos o pies. Esto se debe a la resequedad de la piel, ya que la sangre no llega correctamente a las capas superficiales de la piel, esta se descama produciendo manchas o heridas.
  • Varices. Las varices pueden aparecer por varios motivos, pero la mala circulación es una de ellas. Con las válvulas del corazón débiles, la sangre que bombea se queda acumulada en las venas, por lo que estas se abultan y a veces duelen.
  • Estos son los síntomas más evidentes, pero también hay síntomas que no se ven.
  • Fallo en el sistema inmunitario. Cuando te enfermas frecuentemente o las heridas tardan mucho en cicatrizar, es síntoma de que los glóbulos blancos no están llegando correctamente, la sangre no corre a la velocidad necesaria. Nuestras defensas no llegan a tiempo, por lo que ya sea virus, bacteria o cualquier otro microorganismo, puede atacarnos casi sin resistencia.
  • Cansancio. Cuando nos movemos un poco y ya estamos cansados, es un síntoma de falta de nutrientes, la sangre es incapaz de bombear correctamente por lo que oxígeno, nutrientes, vitaminas, etc, son más lentas en llegar hasta los músculos o tejidos, de ahí el cansancio.
  • Hormigueo. Ciertas partes del cuerpo pueden sentir sensación de hormigueo, parecida a la que tenemos cuando estamos mucho tiempo en la misma posición, como siempre la culpable es la falta de oxígeno.
  • Pérdida de memoria. Si te cuesta concentrarte, prestar atención, tus movimientos son más lentos de lo normal y además pierdes la memoria, puede ser un síntoma de que la sangre no está llegando correctamente al cerebro. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú
×
×

Carrito